País de origen: Alemania/Italia
Planta: Amapola

La amapola es una planta de ciclo anual que puede alcanzar más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos. Las hojas son simples en la base, alargadas y lobuladas, sin peciolo y muy dentadas en los márgenes, presentan un único nervio central. Las flores son solitarias con 4 finos pétalos y 2 sépalos vellosos arrugados en botones florales, mostrando al abrirse un bello color rojo intenso, por lo general presentan una mancha negruzca en la porción basal. Los pétalos son muy delicados y se marchitan rápidamente.

El fruto de la amapola es una cápsula verde pálido de forma cónica, con una especie de tapa en la parte superior (opérculo), conteniendo numerosas semillas que escapan a través de las grietas del opérculo. Su ciclo vital no se prolonga más allá de diez meses, iniciándose en el mes de septiembre, con las primeras lluvias, y creciendo a lo largo del invierno para florecer ya en primavera. Florece a finales de primavera y primeros días del verano.

No se sabe el origen de Papaver rhoeas. Parece que es originaria del Extremo Oriente y que llegó a nuestro país como una contaminación de otros granos y semillas que procedían de aquellas tierras, asentándose con éxito en terrenos ricos en nitrógeno y campos abandonados. Se encuentra ampliamente extendida en Eurasia y norte de África. Es muy común en bordes de caminos y campos. Igual que otras plantas arvenses.